Páginas


Orleans, septiembre 2007

miércoles, 31 de octubre de 2007

no lo entiendo, no lo entiendo y no lo entiendo

No entiendo que una organización pueda ser declarada ilegal si sus miembros no son delincuentes. No entiendo que si los miembros de una organización ilegal son delincuentes no estén entre rejas, pendientes de juicio o condenados ya. No entiendo que quienes se reúnan con personas libres puedan ser procesadas por haberse reunido con personas libres. A no ser que exista una condena de inhabilitación social que prohíba reunirse con ellas y por tanto no sean totalmente libres. Sanción de la que por otro lado no he oído hablar, y por lo visto tampoco el lehendakari y demás políticos que se reunieron con Otegi y sus compañeros.

Esa es una.

La otra que no entiendo es cómo una ley que pide la retirada de todos los monumentos erigidos a los héroes fascistas y franquistas exima de su cumplimiento a la iglesia católica. Supongo que ella lo habrá pedido. Pero es una exención ignominiosa. No hace más que ponerse en evidencia, declarar, para que todo el mundo lo sepa, que respaldó al dictador y que sigue orgullosa de haberlo hecho.

2 comentarios:

  1. hola, prenda..!

    eres una persona muy expresiva y alternativa, eh?
    ;)

    No mucha gente se atreve (o acierta) a pensar como tú y, aún más, expresarlo...

    A ver si charlamos..!

    Abrazotes...!

    PEPE

    ResponderEliminar
  2. Comentario a raíz de los recientes asesinatos cometidos en Francia por quienes ya sabemos:

    La verdad es que tampoco entiendo cómo alguien puede apoyar implícitamente a esa banda de asesinos que va por allí enarbolando como propia la bandera de Euskadi. Creo que son unos trogloditas de mucho cuidado, eso sí, con mentalidad militar. En eso se muestran dignos herederos del régimen franquista, con su caudillo por delante: para él también los muertos del otro bando eran "bajas", y no tenía ningún reparo en construir "su" nación sobre los cadáveres de sus enemigos.

    Ningún momento es inadecuado o impropio para condenar el asesinato como medio político, y si hay cosas que no funcionan en un estado de derecho que se quieren denunciar, pues para eso están las leyes y la prensa, para buscar justicia.

    ResponderEliminar

Vidriera de la Catedral de Colonia

Vidriera de la Catedral de Colonia
obra de Gerhard Richter

blogs que voy leyendo