Páginas


Orleans, septiembre 2007

martes, 12 de agosto de 2008

Gran Hermano y la presión social

Ayer me pasó una cosa realmente extraña. Resulta que llevo más o menos un año en Netlog. Un sitio en el que he hecho buenas amistades, a pesar de todo. Y digo a pesar de todo, porque también aquí te encuentras, como en la vida real, gente de todos los pellejos, y yo diría que especialmente del género depredador.

El caso es que de repente ví que mi página personal en Netlog había sido "bloqueada". Notoria es la inquisitorial persecución de Netlog de cuanto pueda sugerir erotismo: las imágenes de desnudos, por descontado, pero también cualquier imagen que, a juicio de máquinas o personas varias (se favorece la cultura de la denuncia, a la que llaman "colaboración") resulte "inapropiada". Como servidora no siente ninguna necesidad especial de desafiar o probar los límites de la "autoridad" ni considera que Netlog sea el único sitio en el que pueda compartir determinadas imágenes, sabía que por una imagen impropia no podía ser. Imposible que alguien confundiera un cuadro de Georgia O'Keefe con una ampliación anatómica, por muy sugerente y evocativa que sea la imagen, más cuando viene acompañada de su título floral.

Y resultó que yo había cometido el imperdonable delito de usar netlog para hacer publicidad de otros negocios. El pecado consistió en pasarle a un amigo un enlace de un instituto de BArcelona en el que había un listado de profesionales especializados en el método Mezières. Lo verdaderamemte gordo del tema es que ese enlace iba dentro de un mensaje privado que envié a otro usuario de netlog, y que me dí cuenta de que mi cuenta había sido bloqueada en el preciso momento en que yo apreté el botón de "enviar mensaje" (no sé si fue mientras estaba escribiéndolo o en el momento de darle al botón, pero para el caso me da igual).

Para conseguir que me devuelvan mi página me he visto enredada en intercambios de mensajes verdaderamente marcianos. El último:
Tenemos que estar seguros de que entiendes porqué se bloqueo la cuenta antes de proceder a re-activarla y de que respetarás las normas de conducta de la comunidad.
Si sucediera de nuevo, debes saber que tu cuenta no podrá ser reactivada.


Eso, después de haberme informado y de que yo haya repetido por dos veces que lo tendré en cuenta y les pida que me digan cómo puedo recuperar mi página.

No sé si seguiré insistiendo en recuperarla. Me he creado una nueva cuenta con la que mantener el contacto con las amistades. Hace tiempo que no recomiendo Netlog a nadie .... por la gran cantidad de depredadores que anda suelta, y que requiere una cierta habilidad y experiencia en la cibercomunicación, que mucha gente no posee. Por otro lado, su formato es tan sencillo, que atrae a mucha gente con poca habilidad y poca experiencia en la cibercomunicación. Son las dos caras de la moneda.

Abundando en el tema, el amigo "bohème" de Netlog ha localizado el siguiente texto legal:

LEY ORGÁNICA SOBRE PROTECCIÓN CIVIL AL DERECHO AL HONOR, A LA INTIMIDAD PERSONAL Y FAMILIAR Y A LA PROPIA IMAGEN
(Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo)


CAPÍTULO II
DE LA PROTECCIÓN CIVIL DEL HONOR, DE LA INTIMIDAD Y DE LA PROPIA IMAGEN

Artículo 7.
Tendrán la consideración de intromisiones ilegítimas en el ámbito de protección delimitado por el artículo 2 de esta ley:
1. El emplazamiento en cualquier lugar de aparatos de escucha, de filmación, de dispositivos ópticos o de cualquier otro medio apto para grabar o reproducir la vida íntima de las personas.

2. La utilización de aparatos de escucha, dispositivos ópticos, o de cualquier otro medio para el conocimiento de la vida íntima de las personas o de manifestaciones o cartas privadas no destinadas a quien haga uso de tales medios, así como su grabación, registro o reproducción.
....



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vidriera de la Catedral de Colonia

Vidriera de la Catedral de Colonia
obra de Gerhard Richter

blogs que voy leyendo