Páginas


Orleans, septiembre 2007

sábado, 7 de febrero de 2009

la crisis

Antes de que la conciencia de la crisis se hubiera generalizado, apenas nadie ponía en duda la locura que estábamos viviendo: una gran cantidad de inmigración ilegal que empujaba a la inmigración legalizada hacia la misma precariedad que vivía gran parte de la población activa autóctona menos cualificada, aunque con menos pararrayos familiares que ésta; un boom inmobiliario y constructor que recibía capitales blanqueados de medio mundo; una clase media crecientemente instalada en el capitalismo y reproduciendo los tics de los rentistas y capitalistas más pudientes pero con menos colchones para épocas de vacas flacas y viviendo a crédito siendo acosada por los bancos para que se endeudara más aún,....

Todo esto se está acabando, y con ello muchos empleos. El que gran parte de estos empleos estuvieran insertos en dinámicas malsanas y explotadoras, produciendo toneladas de objetos obsolescentes abocados a morir pronto en vertederos rebosantes .... parece que eso no lo queremos ver como sociedad. No queremos ver que andábamos y seguimos andando metidos en dinámicas suicidas desde el punto de vista ecológico, y parece que nuestras autoridades y los responsables oficiales añoren ese "pasado" cuyo rostro oculto seguramente no vieran, de tanto esfuerzo que hacían en ocultarlo. Aunque estuviera allí, y cientos de asociaciones del ramo de la beneficencia, tal como Caritas, Intermon, Unicef, MSF,etc. alertaran sobre su presencia entre nosotros.

Lo que estamos viviendo no deja de ser consecuencia de lo que hemos estado haciendo. Y ahora ¿queremos poder volver a hacer aquello mismo? ¿No es un tanto suicida, ecológicamente hablando? ¿No sería hora ya de replantearnos todo, o casi todo?

¿No habría que poner límites a las riquezas de unos pocos? ¿No habría que crear nuevas leyes que favorecieran los negocios de los pobres, penalizando los de los ricos, en lugar de hacer lo contrario, como llevamos haciendo siglos, si no milenios? ¿No podemos tomar ejemplo de la causa feminista? Durante milenios, las mujeres no han pintado nada, no han recibido apenas educación, desde luego la adquisición de los logros culturales les era negado sistemáticamente: las matemáticas, la física, la medicina, la arquitectura, ....todas esas conquistas culturales les estaban vedadas. Ahora por fin nos hemos dado cuenta en gran parte del mundo (tampoco en todo él) que no hay ninguna razón más que la "tradición" para ello. Nadie se atreve a negar que las mujeres puedan acceder a la matemática. ¿Por qué entonces sí se puede seguir diciendo o practicando que el acceso al dinero vaya en función de la familia en que has nacido? ¿No es igual de arbitrario? ¿No sería hora ya de que al nacer cada ciudadano tuviera derecho a una renta, y que cuando muriera sus bienes pasaran nuevamente al patrimonio de la sociedad en que vivió?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vidriera de la Catedral de Colonia

Vidriera de la Catedral de Colonia
obra de Gerhard Richter

blogs que voy leyendo