Páginas

miércoles, 29 de abril de 2009

28 de abril de 2009: nos deja Javier Ortiz





Recuerdo que cuando empezaba a navegar por Internet un día aterricé en un foro (grupo de yahoo) llamado "La Patera". Los debates estaban bien, y fue allí en donde me enteré de que existía un periodista llamado Javier Ortiz (JOR). De hecho, aunque no fuera quien llevaba el foro, intervenía de vez en cuando, y su columna diaria daba para muchos debates. Incluso le había habilitado un a puerta en su propia página web. Desde entonces solía leer con frecuencia su columna diaria en internet.

Una vez vino a Valencia a dar una conferencia, y acudí para escucharle. Poco antes había publicado el libro sobre Ibarretxe, y como coincidió que ese día y un poco antes Ibarretxe intervenía en un acto en Valencia en el mismo colegio mayor, Ortiz le había arrancado la promesa de pasarse por la sala cuando acabara el acto al cual asistía, para saludar al público de Ortiz. Así que tuvimos 2 por 1. Ortiz era tal como escribía. Ibarretxe, tal como nos había anunciado JOR, se acercó cuando ya había acabado JOR su conferencia, y me resultó agradable, incluso aunque su discurso fuera un poco victimista (quejándose de la mala imagen del país vasco en el resto de España, que sólo sale cuando hay algún atentado, y hasta cierto punto tenía razón, claro).

Hace unos días había leído en su blog que le habían ingresado. Y que había resultado una hepatitis grave. Pero no me esperaba que la siguiente noticia que tuviera de él fuera que había muerto. Me pilló totalmente desprevenida. Ha sido una noticia triste. Ayer lloré varias veces, y al final acabé buscando mi música fúnebre favorita: el lamento de Dido, de la ópera de Purcell "Dido y Eneas".

Pero en realidad, la gente como JOR siempre sigue viva, en sus escritos, en el recuerdo de sus escritos, en el recuerdo de sus espíritus incombustibles. Su blog en internet concluye con un obituario escrito por él mismo: Sueño con Jamaica.

2 comentarios:

  1. Lo que Javier Ortíz nos unió,... su legado nos seguirá uniendo, Marga.
    Seguiremos en la amistad, en la reflexión, en la rebeldía, y en la guasa.Venga, sigamos riéndonos siempre. Bss.

    ResponderEliminar
  2. Veo que llegué a la patera más o menos al mismo tiempo que tú. yo venía de ser una inmigrante reciente que no entendía nada de lo que pasaba por aquí. Es muy raro llorar por alguien a quien sientes cercano pero no conoces ni supo más que fugazmente de tu existencia, pero es algo que me ha pasado desde que murió JOR.

    ResponderEliminar