Páginas

domingo, 21 de septiembre de 2008

efectos multiplicadores

Lo cierto es que cada vez que te metes en un nuevo sistema, acabas recibiendo tropecientas invitaciones por usuarios de ese mismo sistema.

Cuando estás dentro de una red social, como es netlog,
en la que llevo más de un año y he tenido varias cuentas, lo que te llueven son peticiones de "amistad" y de unirte a sus "clanes" que son los grupos en otros sitios.

netlog es una "red social" (así lo llaman los informáticos, publicistas y comerciales, yo me permito ponerlo en duda) muy potente, que adolece de los típicos defectos de las redes sociales que nacen con vocación mercantil: una moderación absolutamente insuficiente y, para colmo, bastante inepta.

Sin embargo, al ser tan amplia, permite encontrarse con otra gente afín, que sin compartir los valores que buscan los creadores de la red, aprovechan su estructura e infraestructura para localizar almas afines. Son éstas las que me retienen en netlog
....que además me premia de vez en cuando descubriendo alguna nueva alma afín.

Por una casualidad que ya ni recuerdo cómo fue aterricé un buen día en NING
. Incluso creé una pequeña comunidad para compartir un sitio fuera de netlog con algunos amigos del netlog. Pero no acabó de ofrecernos suficiente atractivo como para dejar netlog. Cada vez que a alguno de los amigos lo bloquean, censuran o expulsan temporalmente del netlog, aterriza allí a comentar cosas. Y también a colgar esa foto o ese video que en netlogfue objeto de bronca.

Mi aterrizaje en
NING, aparte de los ingresos motivados por mi propia curiosidad y afán de exploración, me ha llevado a incorporarme a varias comunidades, e incluso a crear una, relacionada con un proyecto que me traigo entre manos: un banco del tiempo en mi barrio. Lo había empezado a montar hará dos años, pero se quedó paralizado porque me faltaban ideas para llevar a la práctica lo que necesitamos.

Y esas ideas y el pistoletazo final me la ha dado Kroonos, un banco del tiempo en Internet montado con vocación de red social. No tiene una vocación tan decididamente mercantil como netlog, pero sí una cierta finalidad comercial. En mi opinión están bien conjugados la vocación socio-comunitaria con la comercial. A lo único que le pongo peros es al diseño económico del banco del tiempo. Me parece piramidal, y al final las horas pueden resultar ser tan vacías de valor real como un dólar. Pero mientras la gente que participa sea de tipo más bien idealista, los pocos o muchos intercambios que propicie son totalmente reales.

Con tanto proyecto, no paro de escribir, pero claro, no precisamente en mi blog. Aún me falta comentar el último: un curso de alemán por Internet
para principiantes. Vinculado a Kroonos, en la medida en que pido un precio a cambio, pero no en dinero, sino en kroonhoras.

Y hoy me llegó OTRA INVITACIÓN a una comunidad social en
NING, PUNTO HISPANO, una comunidad de blogueros. La verdad es que sigo muchos blogs, no en netlog, pero sí fuera. Una parte la tengo localizada en este blog, la otra en cinco o seis pestañas de mi igoogle.

Les dedico esta entrada, si alguien por casualidad la leyera. La anterior tenía gracia, pero era un poco de vergüenza, vergüenza para lo que internet
parece funcionar muy bien: todo lo relacionado con el sexo, fundamentalmente productos para varones.