Páginas

sábado, 21 de julio de 2018

Casado contra Santamaría

Hoy los compromisarios elegirán al presidente o presidenta del PP. Compromisarios que hemos visto que apenas se representan más que a sí mismos, después de que los ochocientos y pico militantes del PP resultaron no llegar ni a 100.000 (que hubieran pagado las cuotas, con lo cual, a ver cómo se justifican los ingresos por cuotas)

Santamaría no me cae bien, pienso que vive en su burbuja de bienestar, ignorante e indiferente a cómo lo pasan muchos de sus compatriotas, víctimas de las políticas de recorte del PP. Rajoy se vanagloria de haber sacado al país de la crisis: sumiendo en la miseria a un gran número de paisanos, explotando a un número aún mayor, y favoreciendo el aumento de riquezas de los más ricos y un aumento de los más ricos a costa de los más pobres. No acabo de verle el mérito.

Casado aún me cae peor: el misterio de su licenciatura está por aclarar, cómo pudo convalidar tantas asignaturas, y cómo pudo sacar más de media carrera en un año cuando necesitó siete para la primera mitad. Y cuando durante ese año no es que estuviera enclaustrado estudiando,sino que tuvo cargos de responsabilidad en (o para) su partido bien remunerados.

Me puedo imaginar a Santamaría como presidenta, no me gusta, pero puedo imaginarla. A Casado no puedo ni imaginarlo. Sin experiencia de gestión, con un pasado académico dudoso (con sospechas de fraude), con una prepotencia machista, haciendo apología de los franquistas, minimizando u obviando el terrorismo machista que atraviesa el país, con más de mil mujeres asesinadas en menos de veinte años, con jueces que siguen dejando libres y sin vigilancia, como ayer mismo.
Pero me temo lo peor. Aquí en la Comunidad Valenciana han estado votando al PP durante lustros, aun conociéndose diversos escándalos y mentiras. Y la oposición sigue denunciando alegremente presuntas tropelías de los equipos de gobierno actuales, esas mismas tropelías, y no precisamente presuntas, que ellos cometieron y cometían a diario.


domingo, 3 de junio de 2018

el derecho al arraigo y el mercado de la vivienda

Hace unos días vi en la tv pública alemana un programa sobre el impacto de la especulación financiera e inmobiliaria sobre el mercado de las viviendas. Cómo la especulación está expulsando a la gente de sus barrios de siempre, apropiándose de suelo y viviendas para "sanear" o construir viviendas inasequibles para los vecinos de siempre.

Es lo mismo que está pasando también aquí, en España. El gobierno central y un parlamento dominado por la derecha, es decir, los representantes de la España rica, pudiente, terrateniente y capitalista, por mucho que el partido se autodenominara "popular", sólo han pensado en cómo facilitar con sus leyes, reglamentos y políticas el enriquecimiento de los ricos. Su teoría del bienestar social es la de las migajas, es decir, que cuanto más ricos sean los ricos, más migajas caerán de la mesa para alimentar a los perros.

Sin tener en cuenta que ya hace décadas que la recogida de migajas se ha convertido en otro negocio más. Pienso en los traperos que recogían papel y trapos para venderlos y con ellos ganarse unas pesetas. O los que recogían los palets, y los vendían por unas pesetas.

Se me ocurren muchas formas de ponerle coto a la especulación inmobiliaria con ayuda de indicadores objetivos como la renta media de las familias de un determinado barrio, el recibo del IBI o el valor catastral medio del barrio.

Por ejemplo: la renta media de las familias (teniendo sólo en cuenta las familias en las que todos sus miembros no tienen ingresos, ni del trabajo, ni de una pensión contributiva). Si los expertos recomiendan no dedicar como máximo entre 25 y 35% de los ingresos, deberían denegarse las licencias de construcción para viviendas cuyas hipotecas a 15-20 años o los contratos de alquiler cuyas rentas rebasen esos porcentajes respecto de la renta media de los habitantes del barrio (cuanto más bajo sea, menor deberá ser el porcentaje).

De lo contrario seguirá pasando lo que está pasando actualmente: que los jóvenes de mayor nivel adquisitivo están expulsando de los barrios de la periferia o los barrios populares a los habitantes tradicionales de estos, porque las constructoras están adquiriendo suelo a buen precio para construir viviendas de "alto standing" asequibles para esos jóvenes, o adquiriendo fincas que "reforman" para luego alquilar las viviendas a mucho mayor precio (a veces ni se molestan mucho en reformarlas, pero consiguen inquilinos dispuestos a pagar más). Los mayores que aún viven en el barrio ya no están disponibles para sus hijos trabajadores, ni estos pueden contar con ellos, lo cual los empobrece más aún, o los obliga a un estrés adicional con complicados desplazamientos familiares cuando hay niños que atender debido al trabajo de los progenitores, o mayores que ya no pueden ser ayudados por los hijos, debido al trabajo de éstos y a las grandes distancias que separan sus domicilios.

En los barrios que ya han sido invadidos por estas tendencias quizá deberían excluirse a los habitantes de las viviendas de reciente construcción que no sean viviendas sociales o protegidas o a los titulares de los nuevos contratos de alquiler para el cálculo de la renta media para no consolidar las expulsiones y se debería vigilar los contratos de alquiler, para impedir la falta de equilibrio entre el precio pagado y la calidad de la vivienda (con ayuda de criterios objetivos en cuanto a metros cuadrados, calidades, eficiencia energética, etc.), quizá introduciendo un "impuesto a la usura inmobiliaria" que deberán pagar todos los arrendadores que cobren por encima del "alquiler mínimo recomendado". Si no lo quieren pagar, la alternativa es muy fácil: que cobren menos.

martes, 1 de mayo de 2018

extraños títulos e interpretaciones

 Las pensiones en España son las cuartas más altas de Europa respecto a los salarios

Comentando esta noticia en rne decían que "según Europa" los pensionistas españoles son los que mayor nivel de vida tienen, lo que es una solemne estupidez. Cuando uno de los requisitos para que los desempleados de larga duración accedan a ayudas mínimas es el de NO POSEER VIVIENDA PROPIA al tiempo que la tasa de alquiler en España es de las más bajas y se ha incentivado la adquisición de vivienda por parte de los trabajadores, en especial durante las burbujas de alquileres, que ha habido varias y en Madrid, Barcelona y otras capitales es ya casi estructural, han sido las pensiones de jubilación de los abuelos los que han impedido la pobreza extrema y la miseria de hijos y nietos, vistiéndolos, alimentándolos y a veces incluso alojándolos, y generalmente no eran precisamente estos abuelos los que tenían las pensiones más altas. Fenómeno que ha impedido que muchos de los cientos de miles de parados sin ayudas o con ayudas miserables acabaran viviendo bajo un puente.

Decían en rne también que los salarios en Madrid son mucho más altos que en otras provincias, como Extremadura. Otra obviedad, porque si los empresarios pagaran en Madrid lo que pagan en Badajoz trabajar en Madrid sería un hobby para ricos, es decir, que no encontrarían trabajadores. En Ibiza lo están notando incluso más que en Madrid, porque el nivel de vida, concretamente el precio del alojamiento, es tan prohibitivo, que apenas encuentran profesionales cualificados y con experiencia para las profesiones peor retribuidas, como por ejemplo camareros, albañiles, etc. Y luego están las distancias en Madrid, en donde las empresas se van al extrarradio, porque los alquileres son más bajos o las urbanizaciones de lujo en las que viven los directivos están más cerca, obligando a plantillas enteras a grandes desplazamientos (tiempo y gastos de transporte que no se retribuyen).

Recuerdo una empresa de servicios que obligaba a sus teleoperadores, que no llegaban ni a mileuristas, a desplazarse unas dos horas y atravesar un descampado en medio de la noche si utilizaban el tren, pagando unos salarios que no permitían tener y mantener un coche en Madrid. Lo decidió de la noche a la mañana, de estar en Madrid norte decidieron irse a Pozuelo. Y con esos sueldos la mayoría de los teleoperadores eran gente muy joven, a la que de repente robaron cuatro horas diarias de vida, les añadieron un plus de peligrosidad, especialmente para las muchachas que tenían turnos de noche totalmente "gratuito" amén del dinero del desplazamiento, ni siquiera querían pagarles el abono de transporte.

Relacionado con la curiosa forma de dar las noticias, dejo constancia de una campaña en redes sociales llevada adelante por trabajadoras de rtve: Así se manipula