Páginas


Orleans, septiembre 2007

jueves, 23 de junio de 2011

crecimiento infinito en un mundo finito

Si el crecimiento es la única salida que pueden visualizar economistas y políticos en un mundo finito vamos aviados. Vivimos en un sistema socioeconómico dedicado a producir basura. Basura que entre la fábrica y el vertedero permanece un tiempo más o menos largo entre nosotros y cumple algún cometido más o menos útil o necesario. Basura que viene empaquetada en basura costosa de producir en cuanto a diseño, materiales y que apenas dura un tiempo en las estanterías en las que se vende la basura que lleva dentro, porque apenas lo compramos y llegamos a casa, marcha directamente a la basura. Envoltorios y envases de diseño - de la estantería a la basura. 

Un sistema anclado en la producción de basura, como es nuestro sistema económico en el Primer Mundo, se está acercando a los límites impuestos por la naturaleza. Los otros límites, los sociales, ya hace tiempo que se han rebasado, con las consecuencias que no quieren que veamos, pero que allí están. La miseria de los países productores (exportadores) de materias primas, miseria que se ve en la corrupción de sus gobernantes, en la desnutrición y las guerras de sus pueblos y la emigración masiva de sus jóvenes más fuertes y capaces es una de las consecuencias. El haber convertido el Tercer Mundo en el vertedero de la basura más tóxica es otra. La existencia de verdaderos campos de concentración dedicados a la producción industrial bajo supervisión occidental en los países asiáticos es otra. La esclavitud de la población agraria del Tercer Mundo es otra.

Grecia, la ciudadanía y la hipocresía

Estoy escuchando 59 segundos, y alucino. El que los ricos estén sacando capitales a espuertas hacia Suiza, en este caso, todo eso no merece ni un comentario negativo. El que en nuestro país, en toda Europa, los ricos se dediquen a burlar el espíritu de las leyes fiscales, ayudados por abogados, gestores, banqueros, economistas y catedráticos de economía, cómodamente refugiados en paraísos fiscales y enmascarados por sociedades mercantiles, todo eso no merece apenas ni mención, ni comentario negativo.

Grecia maquilló sus cuentas, pero fueron los árbitros de las finanzas mundiales los que llevaron a cabo la mecánica del engaño. ¿El pueblo griego los ha llevado a los tribunales? ¿A cuáles podría hacerlo? También fueron árbitros de las finanzas mundiales los que inventaron toda esa basura financiera que luego recomendaron como el non plus ultra. ¿Cabe pensar que "se equivocaron"? ¿No será más bien que sabían muy bien lo que estaban haciendo, pero se atenían a la máxima de "tonto el último"?

¿La Unión Europea es algo más que un tinglado financiero, cuyo único objeto era introducir el euro como mecanismo de ordeño por los propietarios del capital intelectual a todo el resto de la ciudadanía? El capital intelectual está secuestrado por el poder financiero, el único capital intelectual que sobrevive es el que interesa al poder financiero, el que no se somete es condenado a la marginación y a la incomunicación. Eso es lo peor de todo, si no fuera por unas pocas redes en las que el poder financiero no está presente y en donde es la autoridad moral la que consigue vertebrar los conocimientos teóricos y prácticos, y en donde internet juega un papel importante, no habría esperanza para nosotros, la ciudadanía, la gente de la calle.


Vidriera de la Catedral de Colonia

Vidriera de la Catedral de Colonia
obra de Gerhard Richter

blogs que voy leyendo