Páginas

jueves, 31 de julio de 2008

Hyeronimus Complutensis


En el boletín del Instituto Cervantes de hoy venía una reseña de la publicación online de los once números de una revista de traducción en el sitio web de dicho instituto. Así que, para los amantes de las letras y de las traducciones, dejo aquí el enlace.

2 comentarios:

  1. Amiga Marga, no me hables de la inseguridad en Venezuela, porque la conozco bien de mis viajes a Maracaibo. Lo primero que nos advirtieron es que la policía se nos ofrecería para protegernos, y que no aceptáramos porque serian ellos mismos los que nos atracarían. En otro momento, iba acompañado de la que fue mi mujer, un militar, un chaval joven, con una postura indolente, se quedo mirándola en plan descarado, le dirigí una mirada de reprobación y vi el cañón de su metralleta a diez centímetros de mi cara. Pero, coincidencias de la vida, a uno de los países que tenia pensado irme a pasar el resto de mis días era allí, razón por lo que me informe de su actualidad, y o sorpresa, resulta que el índice de criminalidad no solo ha bajado, sino todo lo contrario, y en toda Sudamérica solo es superada por Colombia donde va bajando mientra en Venezuela sigue subiendo.
    Tengo contacto con una venezolana, mi amiga Gaby, la cual me dijo que de irme lo hiciera a un pueblo separado de Caracas nueve horas de vehiculo, porque no me veía seguro cerca de la capital, y también me dice que medicinas especializadas como podían ser para la depresión, no las encontraría. Si sigue un poco su blog, veras que se queja de esto ultimo por no se que achaque tuvo.
    Pero volviendo a Chávez, lo que me repatea de él, es que esté más preocupado de exportar sus ideas, a base de ir regalando petróleo, en vez de ir creando unas infraestructuras, para cuando este se acabe. El se cree que dándole de comer a todo el mundo, cosa que ha conseguido, a base de voluntarios que ceden sus casas para hacer comida a todo el que la solicite, y ya sabes aquello de la caña de pescar antes del pescado.
    Lo siento, pero he seguido la historia de este personaje y la verdad es que esperaba bastante más de él, pero he llegado a la conclusión de que es un iluminado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Bueno .. yo no espero nada de ningún político, y hace años que llegué a la conclusión de que el estado como forma social es una peste, del que nada bueno cabe esperar. Tampoco se me ocurre ninguna fórmula alternativa, claro. Salvo la huida interior, pero socialmente me resulta insolidaria. Por eso intento sobrevivir nadando en este mar de contradicciones que son mis convicciones y mis compromisos.

    ResponderEliminar