Páginas

miércoles, 6 de enero de 2010

Tercera Piel, Sociedad de la Imagen y conquista del alma

Hoy me descargué este libro libre de Ramón Fernández Durán, para leerlo tranquilamente en mi nuevo autorregalo de Reyes. El texto abre con esta cita de Baudrillard

“En el espacio mediático la tasa de información es máxima, pero el índice de resonancia es inexistente. Antaño, los hechos y los actos tenían una resonancia real en un espacio limitado, el de la proximidad. (Pero ahora) la promiscuidad universal de las imágenes acentúa nuestro exilio y nos encierra en nuestra indiferencia (…) La televisión nos inculca la indiferencia, la distancia anestesia la imaginación (…). El olvido está inscrito en el acontecimiento mismo a través de la profusión de la información (…). La difusión mundial de los acontecimientos corresponde a su intensidad más débil y a su obsolescencia más rápida. La universalización de los hechos, de los datos, de los conocimientos, de la información, es una condición previa a su desaparición (…) La ironía radical de la historia es que las cosas no suceden ya en la realidad, (pues) hemos entrado ya en la época interactiva y sideral del vacío”

Jean Baudrillard, “La Ilusión del Fin”


Escribe más adelante Fdez. Durán:

.... pasan tantas cosas que es como si ya no pasase nada. Antaño la intensidad de algunos acontecimientos hacía que permanecieran en el tiempo recordados durante generaciones, solo a través de la trasmisión oral. Hoy en día asistimos a lo contrario, a una verdadera huelga de los acontecimientos, a pesar de la fuerza de la imagen. A una actualidad vacía, a través del psicodrama visual de la información. La tasa de información en teoría es máxima, pero el índice de resonancia es casi inexistente.

La relación inversamente proporcional entre el monto de la información y la resonancia de cualquier pieza informativa me parece un concepto clave para entender lo que nos pasa. Estamos sobreinformados, lo relevante se mezcla con lo irrelevante hasta conseguir contaminarlo todo y hacernos inmunes a cualquier información. No la digerimos, ni procesamos, ni evaluamos, ni nada. Por un oído /ojo entra, por el otro sale. O al menos, esa es la intención. En facebook mismo, en donde acabé abriendo perfil para darle una presencia en internet a nuestros proyectos de barrio, convivimos quienes buscamos un mundo mejor con quienes convierten la defensa de una marca comercial en su estandarte.

3 comentarios:

  1. Jeje, a mí el feisbuk me parece muy interesante. Solo bloqueo algunas aplicaciones y ya está.
    En cuanto al bombardeo de información, el otro día leía algo en sentido opuesto a lo que tú dices. Fue precisamente en el feisbuk. Se trataba del último libro de Naomi Klein "la doctrina del shock". Viene a decir que el capitalismo se aprovecha de informaciones violentas y situaciones de crisis que nos dejan en estado de shock para introducir medidas que nos resultan impopulares.
    Aunque lo parezca, creo que no es contradictorio con lo que tu dices.
    Mas detalles en:
    http://www.paidos.com/ficha.aspx?cod=45151

    Por cierto, ¿qué tal resulta ese autorregalo?

    ResponderEliminar
  2. Tiene buena pinta el libro, Marga.
    Fíjate que hoy mismo leí los titulares entrecortados de yahoo, y no supe hasta abrirlo entero si era una noticia de verdad o un chiste de lo más habitual.
    No, no iba sobre la detención de un honorable ecopacifista, ni sobre la libertad de la que goza en sus choris prácticas empresariales el presidente de la Asociación Española de Empresarios.No, era mucho más simple -y por ello inquitante y cachonda- decía: "Desaparecen en alta mar dos dominicanos, un español y un.....
    Bss.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, aprovechan el shock para introducir medidas impopulares, pero no es con un "bit" de información, sino repitiéndolo hasta en la sopa, además de magnificar los detalles que interesan y desdeñar los que no. A mí me resultó muy interesante el comentario (creo que de Llamazares) diciendo que si ya no dan abasto con tanta información y no son capaces de procesarla y analizarla correctamente (porque tenían todas las claves, pero simplemente no llegaban a ser capaces de cruzar sus propias listas con un poco de cabeza y sentido común), si ahora se dedican a recibir y recoger más datos aún, van a estar más sobresaturados todavía.

    Es como lo del 11-S. Tenían sistemas para evitarlo, incluido interceptar el avión en pleno vuelo y derribarlo, pero "casualmente" no había ningún caza listo para volar. ¡Vaya birria de superpotencia! Casi parece que dejaran que pasara para poner en marcha la agresión a Afganistán primero y la invasión de Iraq después.

    Ah, el autorregalo no está nada mal. Es ideal para leer en la cama, ja, ja. Aunque aún tengo que pulir un poco la conversión de documentos desde PDF, porque en cuanto hay imágenes desonfigura todo mogollón. Pero por ejemplo el "libro" de Fdez. Durán me ha resultado casi más cómodo de leer que sus libros en papel, que en general son muy densos (estéticamente, lo otro se agradece).

    ResponderEliminar