Páginas

lunes, 14 de diciembre de 2009

¿carreteras peligrosas o conductores imprudentes?

Acabo de leer en la prensa local que 23 muertos en un año convierten la N-340 en una de las carreteras más peligrosas del país.
Y me pregunto si el peligro viene de la carretera, o de los conductores. Un conductor siempre debe adaptar su conducción a la carretera, pero parece imperar la creencia de que las carreteras deben adaptarse a la máxima potencia de un automóvil y la mínima precaución de su conductor. Y pasa lo que pasa.

Las carreteras nunca serán lo suficientemente seguras para que el riesgo de accidente de un conductor imprudente con un coche potente sea cero. El país no tiene suficientes recursos como para convertir en autopistas gratuitas hasta los caminos vecinales.

Un vecino se queja de que no hay ningún radar que limite la velocidad. ¿Desde cuándo no son suficientes las señales de limitación de velocidad? ¿Desde cuándo no es suficiente el código de circulación que obliga a adaptar la conducción a la carretera y a las condiciones de visibilidad? ¿Quién está pagando a los periodistas y directores y propietarios de periódicos para que reclamen carreteras en lugar de colaborar en la educación del conductor y denuncien el exceso de potencia de los coches actuales?


No hay comentarios:

Publicar un comentario